miércoles, mayo 29, 2024

Despidos por TikTok: ¿Hasta dónde llega la influencia de las redes sociales en el ámbito laboral?

Luis Montes
Luis Montes
Periodista especializado en Ciberseguridad, Tecnología y Peritaje Informático

En la era digital, los límites entre la vida personal y laboral se desdibujan cada vez más, y las redes sociales se convierten en un terreno fértil para controversias laborales. Recientes casos, como el despido de Mayka Cabrera, una trabajadora del colegio Gandhi de Madrid, y el aval del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León al despido de una cajera de supermercado por actividades en TikTok durante su baja médica, generan debate sobre la responsabilidad y la privacidad en línea.

Los empleadores están cada vez más atentos a las actividades de sus empleados en redes sociales, y los casos de despidos relacionados con publicaciones en estas plataformas están en aumento. Tanto Mayka Cabrera como la cajera de supermercado despedida se vieron afectadas por sus actividades en TikTok, lo que plantea interrogantes sobre hasta qué punto las acciones en redes sociales pueden impactar en el ámbito laboral.

Mayka Cabrera, una trabajadora de 61 años del colegio público Gandhi de Madrid, ha generado controversia después de que se revelara que fue despedida por los vídeos que subía a TikTok. Aunque Cabrera afirma que grababa los vídeos después de su jornada laboral, sus empleadores argumentan que estas acciones constituyeron un incumplimiento de sus obligaciones laborales, lo que llevó a su despido disciplinario.

En su defensa, Cabrera ha declarado en programas de televisión como Ahora Sonsoles y Disfruta Madrid que los vídeos nunca interferían con sus responsabilidades laborales, y que eran grabados una vez finalizada su jornada. A pesar de esto, fue despedida de manera repentina, sin advertencias previas por parte de su empleador.

El caso plantea interrogantes sobre los límites entre la vida personal y laboral en la era digital, así como sobre la adecuación de las políticas disciplinarias en el entorno laboral. La situación de Cabrera resalta la importancia de establecer pautas claras y comunicativas entre empleadores y empleados en cuanto al uso de las redes sociales durante el trabajo.

O en el de una Cajera que incumplió su baja por Lumbagia, dándose un giro controvertido, ya que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha avalado el despido de una cajera de supermercado que se encontraba de baja por lumbalgia, debido a sus actividades en la red social TikTok. La trabajadora, que llevaba ocho meses y medio fuera de su puesto laboral, fue despedida tras publicar varios vídeos donde realizaba movimientos incompatibles con su diagnóstico médico.

La sentencia, emitida por el Juzgado de lo Social 2 de Burgos, respaldó la decisión de la empresa Semark AC Group S.A., Supermercados Lupa, que tomó la medida una vez que tuvo conocimiento de los vídeos publicados por la empleada en un perfil abierto de la red social mencionada.

La cajera, quien había estado laborando en un Lupa de Burgos desde noviembre de 2006 con un contrato indefinido a jornada completa, se encontraba en situación de incapacidad temporal desde enero de 2021 debido a una lumbalgia. No obstante, durante su periodo de baja, continuó subiendo vídeos a TikTok donde realizaba movimientos que contradecían su condición médica.

El despido fue comunicado a la empleada el 14 de septiembre de 2021, tras ser descubierta por una jefa de zona. La sentencia del TSJCyL afirmó que lo que inicialmente fue diagnosticado como un proceso corto de recuperación, se convirtió en una exposición viral en redes sociales que evidenciaba un fraude al sistema de prestaciones, y una falta de respeto hacia la empresa y sus compañeros.

Este caso plantea interrogantes sobre los límites entre la vida personal y laboral en el entorno digital, así como sobre la responsabilidad de los empleados durante periodos de incapacidad. La decisión del tribunal destaca la importancia de mantener coherencia entre las actividades realizadas en redes sociales y el estado de salud declarado ante la empresa, subrayando la necesidad de respetar los términos de los contratos laborales y las prestaciones por incapacidad.

En un giro controvertido, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha avalado el despido de una cajera de supermercado que se encontraba de baja por lumbalgia, debido a sus actividades en la red social TikTok. La trabajadora, que llevaba ocho meses y medio fuera de su puesto laboral, fue despedida tras publicar varios vídeos donde realizaba movimientos incompatibles con su diagnóstico médico.

La sentencia, emitida por el Juzgado de lo Social 2 de Burgos, respaldó la decisión de la empresa Semark AC Group S.A., Supermercados Lupa, que tomó la medida una vez que tuvo conocimiento de los vídeos publicados por la empleada en un perfil abierto de la red social mencionada.

La cajera, quien había estado laborando en un Lupa de Burgos desde noviembre de 2006 con un contrato indefinido a jornada completa, se encontraba en situación de incapacidad temporal desde enero de 2021 debido a una lumbalgia. No obstante, durante su periodo de baja, continuó subiendo vídeos a TikTok donde realizaba movimientos que contradecían su condición médica.

El despido fue comunicado a la empleada el 14 de septiembre de 2021, tras ser descubierta por una jefa de zona. La sentencia del TSJCyL afirmó que lo que inicialmente fue diagnosticado como un proceso corto de recuperación, se convirtió en una exposición viral en redes sociales que evidenciaba un fraude al sistema de prestaciones, y una falta de respeto hacia la empresa y sus compañeros.

Este caso plantea interrogantes sobre los límites entre la vida personal y laboral en el entorno digital, así como sobre la responsabilidad de los empleados durante periodos de incapacidad. La decisión del tribunal destaca la importancia de mantener coherencia entre las actividades realizadas en redes sociales y el estado de salud declarado ante la empresa, subrayando la necesidad de respetar los términos de los contratos laborales y las prestaciones por incapacidad.

Estos casos resaltan la importancia de establecer políticas claras y comunicativas sobre el uso de redes sociales durante el trabajo, así como la necesidad de considerar los límites entre la vida personal y laboral en el entorno digital. La decisión del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León subraya la importancia de mantener coherencia entre las actividades en redes sociales y el estado de salud declarado ante la empresa, destacando la necesidad de respetar los términos de los contratos laborales y las prestaciones por incapacidad.

En un mundo donde la privacidad en línea es cada vez más vulnerable, es fundamental que los empleados sean conscientes del impacto que pueden tener sus actividades en redes sociales en su carrera profesional y su relación laboral con sus empleadores.

Publicidad
Publicidad

Lo más leido