sábado, junio 15, 2024

Consejos prácticos para tener tu mejor despacho en casa

Trabajar desde casa se ha convertido en una realidad para muchos Peritos Informáticos. La clave para mantener la productividad y la salud mientras se trabaja desde el hogar radica en la adecuada distribución del despacho en casa. Y es que, si no podemos desempeñar nuestro trabajo en condiciones, nuestra salud física y mental se puede resentir. De ahí que sea tan importante contar con un despacho propio, en la medida de lo posible y teniendo siempre en cuenta que uno no siempre puede disponer de todos los metros cuadrados que le gustaría.

Te ayudamos a diseñar un espacio seguro, sin riesgos laborales, para trabajar de manera más eficiente y saludable

Elige el lugar adecuado para distribuir un despacho en casa

Seleccionar el espacio correcto para tu despacho es fundamental. Debe ser un lugar tranquilo y apartado del bullicio de la casa. Busca un espacio con buena iluminación natural y ventilación. Si no es natural, procura incorporar la iluminación adecuada y tenlo en cuenta a la hora de hacer la reforma. Si es posible, evita instalar tu despacho en áreas de paso o en espacios donde haya distracciones frecuentes.

Invierte en un buen escritorio y en una buena silla

La ergonomía es crucial para evitar problemas de salud a largo plazo. Invierte en un escritorio amplio y una silla ergonómica que brinde soporte lumbar. La altura del escritorio y la silla debe permitir que tus brazos formen un ángulo de 90 grados cuando estés trabajando en el ordenador. Además, tus pies deben estar planos en el suelo o apoyados en un reposapiés.

Optimiza la iluminación del despacho en casa

Una iluminación adecuada reduce la fatiga ocular y mejora la concentración. Aprovecha la luz natural tanto como sea posible, situando tu escritorio cerca de una ventana. Complementa con una lámpara de escritorio ajustable que ofrezca una luz suave y directa sobre tu área de trabajo. Evita los reflejos en la pantalla del ordenador ajustando la orientación de la luz.

Mantén el orden del despacho en casa

Un despacho ordenado mejora la productividad y reduce el estrés. Utiliza organizadores de escritorio, archivadores y estanterías para mantener tus documentos y materiales de trabajo en su lugar. Implementa un sistema de organización que te permita encontrar lo que necesitas rápidamente y mantener el espacio ordenado y limpio.

Toda la tecnología a tu alcance en el despacho

Asegúrate de que todos los dispositivos tecnológicos necesarios estén al alcance de tu mano. Esto incluye tu ordenador, impresora, escáner y teléfono. Utiliza un sistema para organizar y esconder los cables y dispositivos de manera eficiente, evitando de este modo el desorden y posibles accidentes.

Personaliza tu espacio en el despacho

Personalizar tu espacio de trabajo puede hacer que te sientas más cómodo y motivado. Añade elementos que te inspiren, como fotografías, plantas, o artículos decorativos. Las plantas no solo mejoran el ambiente visual, sino que también pueden purificar el aire y reducir el estrés. Elige la planta más adecuada para esta estancia: potos, cactus, suculentas y ficus son resistentes y fáciles de cuidar.

Controla el ruido en tu despacho en casa

El ruido puede ser una gran distracción cuando trabajas desde casa. Si vives en una zona bulliciosa, con vecinos ruidosos, quizá debas usar auriculares con cancelación de ruido o instalar paneles acústicos. Si el ruido proviene del interior de la casa, establece horarios claros con los miembros de la familia o compañeros de piso para minimizar las interrupciones.

Espacio para moverse, a pesar del despacho

No te limites a un solo lugar para trabajar. Diseña un despacho que permita moverte durante el día. Puedes pensar, por ejemplo, en una mesa ajustable en altura para alternar entre trabajar sentado y de pie. También es útil tener un área despejada para realizar ejercicios de estiramiento y movimiento, lo que es esencial para mantener la salud física y mental.

Ergonomía del ordenador y otros equipos del despacho en casa

La parte superior de la pantalla del ordenador debe estar a la altura de tus ojos o ligeramente por debajo. Esto ayuda a mantener una postura adecuada del cuello y la espalda. Utiliza un soporte para monitor si es necesario y un teclado y ratón ergonómicos que faciliten una posición neutra de las muñecas.

Pausas en tu despacho en casa

Es vital hacer pausas regulares en tu rutina de trabajo. Levántate, estírate y camina cada hora para reducir la tensión muscular y mejorar la circulación sanguínea. Para acordarte de que tienes hacerlo puedes usar aplicaciones o recordatorios que te avisen cuando sea momento de tomar un descanso. Habilita un espacio en casa al que puedas salir: la terraza que pongas a punto para esta primavera, por ejemplo.

Publicidad
Publicidad

Lo más leido